Ensenada, B. C.- Lunes 8 de agosto de 2022.- En el marco del CXLIII del Natalicio de Emiliano Zapata, autoridades civiles y militares llevaron a cabo una ceremonia cívica en la Rotonda del Parque Revolución, de la zona centro.

Durante el acto cultural, Armando Ayala Robles, presidente municipal, dio a la bienvenida a los presentes y les agradeció por participar de este acto en el recién renovado Parque Revolución, sitio donde además de los actos históricos se realizan eventos culturales, históricos y recreativos

Manifestó su admiración por el caudillo mexicano, quien se preocupaba por su pueblo y para hacer justicia social en pro de un México de progreso, donde los hacendados no abusaran de la comunidad.

En ese sentido, destacó que dentro del gobierno que encabeza, el compromiso es cumplir con los retos, esfuerzos y metas compartidas, donde se beneficie a la comunidad más vulnerables y al igual que lo hace el Gobierno de México, se logre una transformación pacífica para Ensenada.

“Estamos viviendo una revolución pacífica, de actitudes, de conciencia, donde la voz del pueblo cuente y el gobierno es incluyente y progresista”, enfatizó el primer edil.

Asimismo, Salomón Luiz Alvarado Juárez, director de Pueblos Indígenas, narró sobre la vida y labor del llamado “Caudillo del Sur”, quien nació un 8 de agosto de 1879 en San Miguel Anenecuilco, pueblo de origen prehispánico ubicado en Morelos; fue asesinado el 10 de abril de 1919.

Mencionó que fue el penúltimo de nueve hijos de Gabriel Zapata y Cleofas Salazar, quienes le brindaron una educación dentro del campo, por tal solo estudió hasta primaria para dedicarse a la agricultura y la ganadería.

Emiliano Zapata fue revolucionario mexicano que en 1906 encabezó la rebelión contra los hacendados azucareros y en 1909 organizó la Junta de Defensa para repartir la tierra entre los campesinos, a quienes siempre defendió de los abusos que ejercían los hacendados.

En 1911, se sublevó contra Porfirio Díaz y el 25 de mayo lanzó el “Plan de Ayala” donde exigió distribuir tierras a los campesinos. Más tarde, para 1914, se alió a Pancho Villa y tomó la Ciudad de México.

“Yo no me levanté en armas con hambre o para obtener dinero, con mi trajo gano lo suficiente para vivir”, citó el funcionario municipal, añadiendo que eran palabras de Octavio Paz Solorzano, padre del poeta, quien se unió al movimiento de Zapata y lo describió como un hombre de bigotes alargados, delgado, de complexión robusta, piel morena y tostada por el sol, de buen carácter.

Alvarado Juárez aseveró que, de acuerdo a los libros de historia, Emiliano Zapata era un buen líder, amable con sus subordinados, a quienes trataba con consideración y sin hacer diferencias, por lo que era sumamente querido por sus soldados y la comunidad.

A la ceremonia asistieron también representantes de la Segunda Región Naval, la Guarnición Militar El Ciprés y la Base Aérea Militar No. 3; José Rubén Best Velasco, secretario general del Ayuntamiento; Norma Silva Aguirre, regidora presidenta de la Comisión de Educación, Cultural, Ciencia y Tecnología; regidor Sergio Ayala Laveaga; Catalina López Pérez, jefa de Departamento de Educación; entre otros funcionarios civiles y militares.

000–000