Ensenada, B.C.- Sábado 5 de septiembre de 2020.- Como parte de las acciones en beneficio de la comunidad, donde también se incluyen la flora y la fauna, el Departamento de Educación del XXIII Ayuntamiento colaboró con Pro Esteros, A.C., para ayudar a proteger el Charrán Mínimo durante su temporada de anidación en Ensenada.

La profesora Raquel Esther Manríquez Peña, titular del departamento en representación del presidente Armando Ayala Robles, informó que a estas labores se sumaron las regidoras Carmen Elizabeth Jiménez García y Yolanda Navarro Caballero.

Manríquez Peña explicó que las partes referidas ayudaron a pagar las semanas de trabajo de un guardia de seguridad, quien se encargó de evitar que las personas entraran en vehículos hasta el área de anidación.

El ave, cuyo nombre científico es Sternula antillarum y también es conocido popularmente como “Gallito Marino”, anida en las playas de la Lengüeta Arenosa del Estero de Punta Banda.

Las labores de dicho trabajador también fueron autorizadas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

“Por gestiones de Pro Esteros, A.C., a través de la directora Laura Martínez Ríos y la bióloga Liliana Ortiz Serrato, se llevó a cabo este proyecto con nosotros. Está por terminar el cuidado de esta ave y es el tercer año que contratamos al guardia de seguridad, para evitar que los turistas se metan en la zona de los nidos con los vehículos e invitarlos a que  mantengan sus perros con correa. El contrato es de 5 semanas, en lo que termina de anidar esta ave migratoria y se va con sus polluelos a otra costa”, señaló Manríquez Peña.

Agregó que debido a la pandemia por el COVID-19 se estimó que no habría turistas en el área, pero resultó similar que los años anteriores, de ahí la importancia de contar con la presencia de un cuidador especial.

La titular del Departamento de Educación también exhortó a los usuarios utilizar correa con sus mascotas en caso de visitar las playas locales, para evitar ataques a las demás especies que suelen habitar las zonas.

La bióloga Liliana Ortiz Serrato detalló que el “Gallito Marino” es un ave marina migratoria de la familia de las gaviotas (Laridae), siendo el más pequeño del grupo de los charranes y una especie con protección especial de acuerdo a la NOM-059-SEMARNAT-2010.

“Esta ave cada año viene a nuestra península exclusivamente a reproducirse. Se cree que viene migrando desde Centroamérica y sureste de México. Sin embargo, aún falta información más clara y precisa de donde pasa el invierno. Durante los meses de primavera y verano (abril a agosto) la tenemos en la península de Baja California y sur de California”, comentó la experta.

Agregó que el Charrán Mínimo tiene preferencias por utilizar sitios cercanos a los humedales de la región, debido a que obtiene suficiente alimento para criar a sus pollos y la protección que le dan estos sitios a toda a colonia.

También prefiere playas arenosas con poca vegetación, áreas de salitral y en general zonas muy abiertas. La colonia más cercana es la establecida en la playa de la punta de la barra arenosa del Estero de Punta Banda, a unos 15 kilómetros al sur de la ciudad de Ensenada. Esta colonia es una de las más grandes de nuestro estado con alrededor de las 70 parejas reproductoras.

Ortiz Serratos enfatizó en que las principales amenazas incluyen el tránsito de vehículos motorizados sobre los sitios de anidación, con el riesgo de aplastar los pollos, además de los perros sin correa (depredadores) que pasean en la colonia.

Otras amenazas naturales para esta especie son coyotes, gaviotas, cuervos y algunas aves rapaces como el halcón peregrino y cernícalos.