Ensenada, B.C.- Lunes 20 de julio de 2020.- El presidente Armando Ayala Robles resaltó a nivel nacional que Ensenada fue pionera en Baja California en implementar un Plan Municipal en Atención a la Emergencia COVID-19, además de promover acciones para evitar el colapso económico.

Mencionó que incluso se han generado empleos, principalmente agrícolas y en el ramo de la construcción, en lo que va de la pandemia.

El primer edil lo declaró durante la transmisión de la revista digital Alcaldes de México, conducido por Norma Pérez Vences, directora general, con la participación de Vidal Llerenas Morales, alcalde de Azcapotzalco, Ciudad de México, y Armando Navarrete López, alcalde de Nicolás Romero, Estado de México.

A 50 días de implementarse la llamada “Nueva Normalidad” y el hecho de que Baja California mantenga el color rojo en el Semáforo Epidemiológico, Ayala Robles destacó la puesta en marcha del plan citado, donde tomaron en cuenta a todos los sectores de la sociedad para tomar decisiones favorables con el fin de mitigar la pandemia.

Recordó las 8 mesas de trabajo, con sus 8 comisiones (seguridad, salud, protección al consumidor, del trabajo, bienestar, y comunicación social, entre otras), para aportar ideas que se concretaron en 78 líneas de acción para tomar decisiones como la instalación de filtros sanitarios en las entradas del Municipio.

Lo anterior, con el fin de contener el flujo de tránsito únicamente para actividades esenciales; fue en forma conjunta con la Guardia Nacional y la DSPM, así como médicos y paramédicos quienes tomaron la temperatura a los viajeros.

Refirió la implementación de perifoneos permanentes en colonias populares, siguiendo tres horarios para difundir acciones preventivas; la puesta en marcha del “Toque de Conciencia”, es decir, indicar un horario restringido para inhibir la movilidad, de las 21:00 a las 06:00 horas.

En el caso del Cabildo, fue acordada la restricción de venta de bebidas alcohólicas hasta las 20:59 horas.

El presidente municipal refirió que Ensenada también fue uno de los primeros en contar con un Centro de Atención Prehospitalaria, con la participación de 32 elementos, quienes desde un hotel atendían llamadas de casos sospechosos.

“En un principio eran de 8 a 12 por semana, y actualmente son de 8 a 12 servicios diarios”, enfatizó.

Siguiendo esta línea de acción, mencionó que en forma conjunta con los otros órdenes de gobierno, fueron habilitados dos hospitales COVID-19, tanto en el Hospital General de Ensenada como en otro del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

“Y uno más reciente en la Guarnición Militar. Son 54 camas y ventiladores en promedio, pues la infraestructura es reducida. Con ello se ha contenido la alza en la curva de casos positivos”, mencionó sobre la capacidad de los nosocomios en la localidad.

De San Quintín, se mostró preocupado al haber una reducida infraestructura hospitalaria para 100 mil habitantes, la mayoría de ellos dedicados al sector agrícola y pesquero.

Ayala Robles puntualizó que, gracias al sector agrícola, Ensenada es uno de los pocos municipios en los que se han generado 12 mil empleos.

“Eso nos deja tranquilos. Es el sector agrícola el que ha ayudado a contener la crisis financiera que conlleva esta pandemia”, mencionó.

Agregó que la producción de este sector pasó por uno de los inviernos más largos en las últimas décadas, además de temporales copiosos, que generaron un alza en la siembra de riego y temporal, así como migración y fuentes de empleo.

Aunado a esto, el presidente municipal subrayó acciones municipales ante la falta de empleo, como el programa Vamos Juntos, que benefició a 1 millón 200 mil personas con 324 mil apoyos alimentarios, pues muchas colonias fueron visitadas en 2 o 3 ocasiones.

“Nos preocupaba lo que se suscitó en otros municipios, donde las personas en estado vulnerable asaltaron abarrotes y tiendas de conveniencia. Logramos que no se presentara ningún caso”, dijo.

Sobre la reactivación económica, Ayala Robles refirió la recepción de más de 350 solicitudes de negocios que han presentado sus protocolos, para que las autoridades estatales verifiquen las medidas de desinfección y procedimientos para recibir a los clientes, además del aforo permitido del 30 %.