Ensenada, B.C.- Lunes 18 de mayo de 2020.-Los apoyos alimentarios entregados por el XXIII Ayuntamiento han llegado a 60 colonias de Ensenada, así como las 22 delegaciones, resaltó el presidente Armando Ayala Robles sobre las acciones enfocadas en ayudar a los ciudadanos afectados por la contingencia aplicada para mitigar el avance del COVID-19.

Durante un recorrido en Villa Colonial, junto con trabajadores de la Dirección de Bienestar Social, donde entregó 400 apoyos y dialogó con los vecinos, para conocer sus necesidades y recordar la importancia de las medidas sanitarias para evitar el contagio por coronavirus.

Puntualizó que mediante las Jornadas por la Paz y la Salud incluso han visitado algunos lugares en dos ocasiones.

Todo esto, reconoció, no sería posible sin el apoyo del gobernador Jaime Bonilla Valdez, los recursos aprobados por los integrantes del Cabildo, además de los distintos donadores que se han sumado al programa “Vamos Juntos”.

Este alcance se refleja en más de 500 mil personas apoyadas, muchas de ellas afectados en sus fuentes de empleo a raíz de aplicar la contingencia.

Ayala Robles agregó que también fue regularizado el servicio de recolección de basura en la zona.

Adelantó que se tiene programada, para la próxima semana, la operación del conjunto de maquinarias conocido como “El Dragón”, en Valle Dorado, debido a que conecta con Villa Colonial.

Explicó que será mediante una coparticipación en el que el Ayuntamiento pondrá el 33 % de los recursos, mientras que el Gobierno del Estado y la ciudadanía participarán con igual porcentaje.

El subdirector de Bienestar Social, Gerardo Soria, informó que por parte del Ayuntamiento han entregado 54 mil 394 apoyos en 60 colonias y 22 delegaciones, mientras que el gobierno estatal ha brindado 75 mil 529 apoyos, para un total de 129 mil 923 apoyos.

María Modesta Zedillo Rodríguez, representan de Bienestar en la zona, agradeció la entrega de apoyos alimenticios, además de las ocasiones en que el presidente las ha entregado en persona.

Solicitó a nombre de los colonos, muchos de ellos con 30 años de vivir en el lugar, la instalación de un centro comunitario para facilitar actividades para las personas de la tercera edad.