Ensenada, B.C.- Miércoles 22 de enero de 2020.- Delegados del XXIII Ayuntamiento de Ensenada, encabezado por el presidente Armando Ayala Robles, fueron asesorados por autoridades del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), con el fin de llenar en forma adecuada el cuestionario del entorno, actividad previa al Censo de Población y Vivienda 2020.

A la Casa Municipal acudieron Iris Daniela Bravo Díaz, subdirectora Estatal de Estadística; Fernando Contreras Zárate, subdirector estatal de Geografía; y la coordinadora de Zona 1, Jackeline Huerta, del INEGI.

Bravo Díaz explicó que, previo al levantamiento de información, se hace un cuestionario en el que un informante adecuado -en este caso un funcionario municipal- proporciona los datos requeridos para localidades mayores a 2 mil 500 habitantes.

Conforme a los datos, los participantes contestan preguntas básicas: si hay drenaje, si es una comunidad pavimentada o si cuentan con acceso a servicio de agua potable, por citar algunos ejemplos de la vida cotidiana.

Tras concluir la explicación, los delegados se mostraron de acuerdo con el llenado de dichos documentos, además de que estarán pendientes del levantamiento de información, previsto del 4 al 14 de febrero.

De acuerdo a los planes, personal del INEGI dará a conocer previamente a los responsables de recabar dicha información.

 Tiene Inmujere acercamiento sobre programas federales

Karla Pedrín Rembao, directora del Instituto Municipal de la Mujer de Ensenada (Inmujere), también se reunió con los delegados, para recordarles sobre los programas federales que este año aplicarán a la zona rural.

“Es importante mantener el contacto con ellos. Con mayor razón cuando se conforman los Comités de Mujeres Multiplicadoras, con los que fortalecemos el vínculo”, explicó.

Enfatizó en la importancia de fortalecer a las mujeres de cada delegación, en temáticas como la prevención de la violencia contra ellas y el empoderamiento en sus respectivas localidades.

“Luego de las pláticas es importante dar el seguimiento adecuado. Personal de Inmujere acude a dar pláticas de prevención pero, ahí se quedan, no pasa nada”, comentó.

Con estas acciones se espera reducir la violencia familiar contra las mujeres, además de generar su empoderamiento económico y que en sus hogares haya una reparto equitativo de las tareas respectivas.

“Pretendemos que las familias sean más democráticas, que las mujeres puedan contar con más tiempo para desarrollarse y empoderarse económicamente”, concluyó Pedrín Rembao.